Desde el Neolítico, muchos pueblos trituraron cereales para su mejor aprovechamiento en la alimentación cotidiana. Se adoptaron muchas formas distintas para su preparación, dando lugar, en el transcurrir del tiempo, a productos como el pan ácimo, el pan fermentado, el cuscús... o el Gofio. Sabemos que todas las civilizaciones han consumido cereales muy diversos y de variadas maneras. Tortas de harina tostada ofreció Abigail a David en el monte Carmelo; Virgilio nos hace ver a Eneas mandando a sus compañeros, en las playas de África, que tostasen el grano que luego debían moler entre dos piedras (Eneida, I).

El Gofio es un alimento que heredamos de la historia Canaria prehispánica y una de nuestras señas de identidad gastronómica. En las islas de Lanzarote y Gran Canaria se le denominaba Gofio, mientras que los habitantes de Tenerife se referían a él como Ahoren.

Antes de la colonización de las Islas Canarias, el Gofio o Ahoren se elaboraba a partir de diferentes cereales como la cebada, el trigo, el chicharro o las habas. Su tostado se realizaba en recipientes de barro y  su molido entre piedras basálticas.

Con la llegada de los colonizadores se amplió la variedad de cereales utilizados, el millo o maíz y el centeno, traídos del "nuevo mundo", empezaron a formar parte de la producción cotidiana.

Las propiedades alimenticias del Gofio, su fácil elaboración y su bajo coste han hecho de este producto parte de la Historia y la Gastronomía de las Islas Canarias. Su presencia en las épocas difíciles como la guerra y postguerra civil española, fue indiscutible y providencial. En muchos hogares canarios la hambruna llegó a obligar a los habitantes a elaborar Gofio a partir de cosco, raíces de helecho y hasta barrilla. Pero ello ayudo a que no existiera la enfermedad del raquitismo en Canarias, la cual si se produjo en el resto de España.

En la actualidad, el Gofio no sólo está presente en los platos canarios de alta cocina sino en todos los hogares. También es elaborado y consumido en Argentina, algunas regiones de Brasil, Chile, Cuba, Nicaragua, Puerto Rico, República Dominicana, Uruguay, Venezuela y algunas regiones de África.